Testimonio de una ex-trabajadora sexual y los motivos por los que es abolicionista

Traducción: naiaraboreal
Transcripción: ascodepatriarcado

Mi comprensión sobre feminismo radical es inseparable del tiempo que pasé como trabajadora sexual. Sinceramente, si no hubiese estado en la industria cuando empecé a aprender sobre feminismo radical, se me habría hecho mucho más difícil entenderlo. Pero habiéndote enfrentado diariamente con hombres que compran sexo, ves la misoginia por lo que realmente es.
Ves abuso y violación tan a menudo, que casi paras de contarlo como tal. La gente desaparece y nunca sabes qué les pasa. Todas, TODAS, cargan con el peso de traumas, historias que se comparten cuando estáis borrachas en la parte de atrás de cualquier bar sobre maridos maltratadores y padres incestuosos. Los cuerpos de las mujeres cuentan sus historias, cicatrices de autolesiones y moratones, narices que moquean y quemaduras de cigarrillos y rodillas que crujen cuando se ponen en pie.

Fue la industria del sexo la que me enseñó lo que hacen los hombres a las mujeres, de una manera que no podría comprender, explicar o ignorar. Aquí fue cuando me di cuenta de que el “empoderamiento” es una meta sin sentido. Vi tan clara la hipocresía en el movimiento pro-sex. “¡Muchas mujeres se sienten empoderadas con el trabajo sexual!” ¿De verdad? ¿dónde están? Porque lo que yo veo es a mujeres cuyo valor está dictado por las opiniones de hombres sobre ellas, porque si no les gustan, dejan de comer.

Y si algunas de verdad se encuentran empoderadas por ello, ¿cómo ayuda esto a la madre soltera que tiene que hacer 3 sesiones en un club de stripteases para dar de comer a sus hijos? ¿cómo de empoderada está ella? Podría escribir sobre como el trabajo sexual es exactamente lo opuesto a empoderante toda la noche, pero estaría hablando solo para aquellas que están convencidas, y las que necesitan escucharlo no quieren.

La abolición de esta industria es la parte más importante del feminismo radical, desde mi punto de vista. Ninguna mujer se merece vivir así.

0 comentarios:

Publicar un comentario